El próximo 1 de febrero de 2014 es la end date de SEPA (Single Euro Payments Area). SEPA representa la creación de un mercado europeo único de pagos, a través del establecimiento de instrumentos con estándares comunes, eliminando las diferencias entre las transacciones nacionales y transfronterizas. Componen la zona SEPA los 28 Estados Miembros de la Unión Europea, junto con Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Mónaco.

Ignacio Echevarría, director de Europe Transaction Services, nos cuenta las principales implicaciones de SEPA.