Tanto el sector público como las empresas españolas están aprovechando la relajación de la prima de riesgo y la recuperación de la confianza en los mercados para financiar la deuda mediante la emisión de bonos. El equipo de Crédito de BBVA Corporate & Investment Banking ha aprovechado este repunte de actividad para dirigir varias colocaciones en las primeras semanas del año: el Tesoro, FADE (Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico), Bankinter, Gas Natural, Ferrovial y la Comunidad de Madrid entre otras.

Empresas, gobiernos autonómicos y el Tesoro español se han lanzado al mercado de deuda en busca de financiación tras la apertura del mercado este año con la emisión de BBVA el 3 de enero. Además la confianza de los inversores extranjeros en España está incentivando que no cese el ritmo de emisiones durante las primeras sesiones del año.

La colocación de bonos del Tesoro ha acaparado la mayor atención del mercado en los últimos días. Se trata de una emisión histórica, la primera sindicada desde hace un año. Los 7.000 millones de deuda en bonos a 10 años que emitía el Estado recibieron una demanda tres veces mayor en apenas tres horas y se colocaron al 5.4%, menos de lo inicialmente fijado. BBVA ha sido uno de los seis bancos colocadores de la emisión, que quedó repartida entre un 60% de inversores extranjeros, principalmente británicos, lo que demuestra la recuperación de la confianza en España para 2013.

La serie de emisiones que ha colocado BBVA comenzó con la que el equipo de Crédito de BBVA CIB dirigió para FADE. En total se emitieron 1.000 millones de euros a 4 años con un cupón del 4,125%. Al cierre, la demanda registrada ascendía a 2.400 millones, lo que permitió bajar el precio a 53 puntos sobre el precio del bono español. La colocación se repartió entre más de 160 inversores, de los que cerca de la mitad eran inversores extranjeros (Alemania, Reino Unido, Suiza, Italia y Francia).

Para Bankinter se colocó la primera emisión de cédulas hipotecarias del año en España. En total se emitieron 500 millones de euros en cédulas a 3 años y medio. La colocación se completó a 220 puntos sobre el midswap, notablemente mejor que los 335 a los que Bankinter emitió por última vez en octubre de 2012. La operación tuvo mucho éxito entre los inversores, que registraron órdenes por 3.600 millones. Dos tercios de la demanda fueron a parar a manos de inversores extranjeros (Alemania, Francia y Reino Unido).

Los bonos de Gas Natural han sido los que más inversores extranjeros han atraído, prácticamente 9 de cada 10 inversores procedían del exterior (Alemania, Reino Unido y Francia en mayor medida). Además, la demanda fue 10 veces superior a la oferta de 600 millones que Gas Natural puso en el mercado en bonos a 10 años, lo que hizo posible bajar el tipo de interés al 3,875%.

Ferrovial ha entrado en el mercado de deuda lanzando 500 millones en bonos a 5 años que ha tenido una gran acogida entre inversores, de los que la mitad han sido alemanes y británicos. La sobredemanda, que llegó hasta los 7.500 millones, permitió bajar el spread hasta 240 puntos básicos sobre el midswap.

La Comunidad de Madrid ha sido la última en sumarse con éxito a la oleada de emisiones. El éxito para la Comunidad radica en que la oferta se colocó en la misma mañana que se anunció (un 60% de las peticiones eran de inversores extranjeros) y a un precio menor de 200 puntos sobre la emisión del Tesoro. Más de la mitad (56%) de los 1.000 millones emitidos en bonos a 5 años se han colocado en fondos privados.

BBVA también ha actuado como único banco colocador para otras comunidades autónomas que buscaban financiación en los mercados. El banco ha colocado 800 millones de euros para Galicia, 550 millones para Castilla y León y 189 para Aragón.

A estas emisiones en el mercado español, se ha sumado la realizada por ASF (Autopistas Sur de Francia), que también ha aprovechado las condiciones estables del mercado a principios de año y la presencia de inversores dispuestos a comprar deuda. A su emisión acudieron casi 300 inversores que registraron órdenes seis veces mayor que los 700 millones que la compañía francesa ofrecía. Entre fondos privados y aseguradoras, coparon casi toda la demanda. Por procedencia, la mayoría de la inversión vino de Francia, Reino Unido y Alemania.