Telefónica ha aprovechado el descenso de la prima de riesgo y las cotas más bajas desde 2010 en el interés del bono español a 10 años para lanzar una nueva emisión por valor de 1.000 millones de euros. BBVA, junto con otras cinco entidades, ha coordinado y liderado la colocación de los bonos, que han atraído a una amplia gama de inversores extranjeros.

BBVA Corporate & Investment Banking ha actuado como Joint Bookrunner en la emisión de bonos de Telefónica a ocho años. De forma paralela, la compañía ha lanzado ofertas de recompra de títulos a corto plazo.

El precio inicial de la emisión fue aproximadamente de 260 puntos básicos por encima del precio medio de la curva de swaps utilizada como referencia. La firmeza de la demanda, que superó los 3.000 millones, ha rebajado este precio hasta los 250 puntos básicos. El bono tendrá un cupón del 3,961%.

La oferta de bonos se repartió entre más de 375 inversores de 31 países diferentes, entre los que destacan los procedentes del Reino Unido e Irlanda (22% de la colocación), la península Ibérica (17%), Francia (12%) y Alemania y Austria (11%).

Además de en la diversidad geográfica, la calidad de la oferta quedó reflejada en la alta participación de fondos de inversión y bancos, 63% y 19% respectivamente.