El mercado de bonos corporativos ha arrancado con fuerza tras las vacaciones de verano y durante los primeros días de septiembre han sido varios los emisores que se han lanzado al mercado. Entre ellos, destacan las dos emisiones lideradas por BBVA para la italiana ENEL y la española Madrileña de Gas, que contaron con un amplio respaldo de los inversores institucionales internacionales.

ENEL  realizó la emisión en forma de instrumentos subordinados de capital híbridos dispuesta en dos tramos: el primero denominado en euros y otro tramo de menor importe emitido en libras esterlinas. Se trata del primer bono de este tipo liderado por BBVA Corporate & Investment Banking para un emisor del sur de Europa. El tramo principal de la emisión asciende a 1.250 millones de euros, con vencimiento en 2074  y un cupón fijo del 6.5%, para los primeros cinco años,  lo que supone un margen sobre la curva de swaps de 534 puntos básicos. El emisor puede cancelar anticipadamente la emisión a partir de 2019.  En caso de no hacerlo,  se sumarán 25 puntos básicos en el vencimiento de 2024 y 75 puntos básicos en el de 2039.

La demanda total registrada fue de 6.500 millones de euros y destacó la diversificación geográfica de los inversores, cuya demanda se concentró principalmente en Reino Unido e Irlanda (30%), Francia (13%) y Benelux (9%). Según el tipo de inversor, la mayoría de la demanda fue registrada por gestores de inversión (78%), bancos (9%) y aseguradoras (8%).

Por su parte, la distribuidora de gas Madrileña de Gas lanzó al mercado una emisión de bonos a cinco años por valor de 500 millones de euros. BBVA Corporate & Investment Banking participó como joint bookrunner en esta operación, que alcanzó una sobredemanda cinco veces superior a la cantidad ofertada por parte de inversores institucionales, gestores de activos, aseguradoras y entidades financieras.

Casi 230 cuentas han participado en la emisión, que ha contado con una diversificación geográfica el 75%, muy concentrada en Europa y liderada por  Reino Unido (36%), Alemania y Austria (17%) y Francia (10%). En menor medida, también mostraron su interés inversores en Suiza (6%) e Italia (4%).