BBVA actuó como bookrunner en la operación de titulización hipotecaria por valor de mil millones de euros llevada a cabo por la división francesa del banco HSBC, SFH. Esta es la segunda vez que la entidad recurre a este tipo de emisión durante 2013 y la tercera de toda su historia.

Estos bonos, con vencimiento a 7 años y una rentabilidad del 1,875%, tuvieron una muy buena acogida por parte de los compradores que efectuaron mil millones de órdenes en los primeros veinte minutos de actividad. Este éxito se vio antecedido por la valoración Aaa concedida a la oferta desde la agencia de rating Moody's y la AAA de S&P.

Al final de la sesión se contabilizaron un total de 2700 millones de órdenes con 14 puntos básicos respecto al tipo medio de la curva de swap.

Entre los compradores, destacan los fondos de inversión que se hicieron con un 64% del total de la emisión. Los bancos se hicieron con un 35%, los fondos de pensiones y aseguradoras acapararon un 14%, mientras que los máximos organismos bancarios nacionales compraron el 9%.

Por geografías, predominaron las compras procedentes de Alemania con un 40%. Tras ellos, tanto los nórdicos como las ofertas procedentes del Benelux se hicieron con un 14%; Reino Unido e Irlanda, y Francia se hicieron con un 10% y un 9%, respectivamente.