BBVA actuó como bookrunner y coordinador global de la emisión de bonos híbridos realizada por China CITIC Bank por valor de 300 millones de dólares. Esta emisión, se convierte en la segunda de sus características de un banco asiático que cumple con los criterios de regulación bancaria Basilea III.

Con un rating BBB- concedido por Fitch, los títulos emitidos tienen un interés del 6% y una vencimiento de 10 años y medio, que puede ser amortizado previamente a elección del emisor después de cinco años y medio.

La emisión fue muy bien recibida por el mercado. En total se obtuvieron órdenes por valor de 2.800 millones de dólares desde 170 cuentas, lo que supuso que los libros se cubrieran nueve veces.

Un 43% de la emisión fue adquirida por fondos de inversiones y de pensiones; el 30 % fue comprado por aseguradoras; los bancos privados se hicieron con el 17%; mientras que empresas y bancos obtuvieron el 5 %y el 3 %, respectivamente.

A pesar de que el 77% de la emisión fue adquirida por compradores asiáticos, también despertó un fuerte interés en Europa desde donde se compró el porcentaje restante.

Además de BBVA, también actuaron como bookrunners de la operación Citic Securities International, Goldman Sachs, HSBC y RBS, estos dos últimos también compartieron el papel con la entidad española de coordinadores globales.