BBVA Corporate & Investment Banking ha actuado como bookrunner de la emisión por valor de 600 millones de euros de deuda de la compañía energética portuguesa EDP con un interés del 4,125%, inferior al inicialmente esperado debido al gran interés sobre los bonos de la empresa lusa, especialmente entre los fondos de inversión.

Esta emisión se une a la ya realizada por la compañía el pasado septiembre con el mismo vencimiento, 7 años. Así, EDP se convierte en la empresa portuguesa que emite con un vencimiento mayor desde el inicio de la crisis de deuda soberana.

La demanda llegó hasta los 2.300 millones de euros a través de 330 cuentas procedentes de más de 25 países. Finalmente, un 25% de la deuda fue adquirida por inversores portugueses, mientras que alemanes y austriacos se hicieron con un 20%, ingleses con un 16% y desde España se compró el 13 %. Los compradores italianos, franceses, suizos y del Benelux obtuvieron un 8%, 7%, 5% y un 3%, respectivamente.

En cuanto al tipo de inversor, los gestores de fondos de inversión compraron el 59% de la oferta, seguido por bancos (17%), banca privada (14%), y aseguradoras y fondos de pensiones (9%).