BBVA, a través de su división de Corporate & Investment Banking, ha concedido sendos préstamos 150 millones de dólares a las subsidiarias de Enel Green Power (EGP) en Chile y México para apoyar la actividad de energías renovables en Latinoamérica.

Estos préstamos tienen un vencimiento de cinco años y han sido avalados por la matriz italiana de la empresa con dos garantías de 180 millones de dólares en favor de BBVA. 
 
EGP Chile financiará parcialmente con este préstamo dos proyectos que recientemente se han incorporado a su red, los parques eólicos de Talinay y de Valle de los Vientos, ambos de 90 MW. Además también ayudará a la construcción de Taltal, que será el mayor parque del país con una capacidad de 99 MW. La subsidiaria también está construyendo instalaciones solares e iniciará la producción geotérmica en un futuro. 
 
Por otra parte, la filial mexicana de Enel vuelve a confiar en BBVA Bancomer, con el que ya firmó un préstamo por 100 millones el pasado mes de  junio, para mantener su negocio en el país azteca, en el que cuenta con una capacidad instalada de 144 MW de energía eólica.