BBVA Corporate & Investment Banking ha sido una de las entidades colocadoras de los 10.000 millones de euros que el Tesoro español ha emitido en su última subasta, el mayor montante colocado de deuda a diez años tanto en España como en los países de la Eurozona.

 
Esta subasta ha destacado por el gran interés mostrado por las 450 cuentas interesadas en la inversión y con una demanda superior a los 39.600 millones de euros.
 
La gran cantidad de órdenes de compra obtenidas dejó la rentabilidad en los 178 puntos básicos por encima de la curva de mid-swaps, frente a los 185 puntos que se fijaron inicialmente. Así, los intereses de estos bonos, con vencimiento el 30 de abril de 2024, se situó en 3,845%.
 
 Entre los compradores, destacó el interés extranjero, que se llevó aproximadamente un 60% de la emisión 6.000 millones: desde el Reino Unido se hicieron con un 29%; inversores estadounidenses obtuvieron un 8%, y  los escandinavos, un 6%. Mientras que desde Francia y Alemania adquirieron un 5% y un 4%, respectivamente. 
 
Atendiendo al tipo de inversor, la mayor participación ha correspondido a gestoras de fondos, con el 41% del total; seguidas de las tesorerías bancarias con un 32 %; aseguradoras y fondos de pensiones, con un 17%; y bancos centrales, con un 4%.
 
Junto con BBVA, también han sido colocadores de esta emisión Goldman Sachs,  Barclays, Santander, Citigroup y Société Générale.