BBVA Corporate & Investment Banking ha actuado como joint-bookrunner en la colocación de dos tramos de deuda emitida por Telefónica por valor de 1.750 millones de Euros en bonos híbridos. Una emisión cuya demanda se situó en los 6.000 millones de Euros, con un alto interés desde el extranjero, donde se colocó el 90%.

La fuerte demanda permitió que el primer tramo de 750 millones de Euros, amortizable a partir de los seis años, se vendiera con un interés anual del 5%; mientras que el restante tramo, de 1.000 millones amortizable a los 10 años, obtuvo un tipo final del 5,875 %, unos porcentajes situados en la parte baja de las indicaciones iniciales de precio.

Cerca de 400 inversores participaron en en esta emisión. Ambos tramos fueron demandados especialmente por inversores de Gran Bretaña e Irlanda - 36 % en el primer tramo y 35% en el segundo. Alemanes, españoles, suizos y compradores del Benelux se hicieron con ambos tramos de bonos; mientras que los países nórdicos e Italia se interesaron por el primer tramo; y Portugal y algunos estados de Asia se centraron en el segundo.

En cuanto a la distribución según el tipo de inversor, el orden se repitió en ambos tramos, con una compra mayoritaria por parte de los gestores de fondos -54% y 69%, respectivamente-, seguidos de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones, y con los hedge funds en el último lugar.

Telefónica vuelve a confiar en BBVA para la colocación de deuda híbrida como ya hizo el pasado mes de septiembre en la que fue la primera ocasión en que la compañía acudió a este tipo de deuda y en la que también emitió 1.750 millones de Euros.

Junto a BBVA han actuado en esta emisión Barclays, CaixaBank, Goldman Sachs, Mizuho, Royal Bank of Scotland y Santander.