BBVA Corporate & Investment Banking, junto con Deutsche Bank, ha liderado como coordinador global y joint bookrunner la reciente emisión de bonos de la farmacéutica Almirall por importe de 325 millones de Euros a siete años.

La operación que registró una amplia sobresuscripción, con una demanda quince veces superior al importe anunciado, se cerró a un tipo del interés del 4,625% anual, el menor cupón en una emisión por parte de una empresa española non-investment grade.

La demanda estuvo muy atomizada, con más de 450 cuentas involucradas con importes que iban desde los 100.000 Euros hasta los 107 millones de Euros, procedentes de 30 geografías diferentes. En la adjudicación, destacan Reino Unido con un 56%, seguido de Francia (9%), Estados Unidos (7%), España (6%), Alemania (6%), Suiza (5%); mientras que Dinamarca, Finlandia, Italia, Singapur e Irlanda se quedaron por debajo del 5%.

Por tipo de inversor, el 75% de la emisión fue a parar a manos de gestores de fondos, reparto que se completó con el 11% de los hedge funds, el 8% de los bancos, un 2% de minoristas y el 1% adjudicado tanto a fondos de pensiones como compañías de seguros. BBVA también acompañó a Almirall en el roadshow en el que, viendo el gran interés mostrado por los inversores en Londres y París, se cancelaron las reuniones previstas en Frankfurt y Amsterdam.

Los fondos obtenidos de esta emisión con vencimiento en 2021 se destinarán principalmente al pago de un crédito puente liderado también por BBVA para la compra de la compañía estadounidense Aqua Pharmaceuticals.