BBVA, a través de su división de Corporate & Investment Banking, ha actuado como joint bookrunner en la colocación de 400 millones de euros de deuda de Endesa Chile en el mercado internacional.

Estos bonos se colocaron con un diferencial de 175 puntos básicos por encima de las notas a 10 años del Tesoro de Estados Unidos.

La financiación obtenida a través de estos bonos, que se han emitido con una tasa del 4,25% y que se amortizarán en un único pago en 2024,  será utilizada para fines corporativos generales.

Junto a BBVA, en la operación también actuó J.P. Morgan.